jueves, 1 de octubre de 2009

“Calias, el hijo de Pichabrava”

Fuente de la imagen: Wikipedia
“De caballos y meneos. Palinodia por Hipocino”
El paralelo de ιπποπορνοζ apoya, creo, la acentuación proparoxítona para nuestro compuesto y, en consecuencia, la atribución de la carga semántica activa a ιππο el presunto órgano sexual. En cuanto a la significación, si el acento del compuesto fuera proparoxítono, la referencia al órgano sexual no podría apuntar a la vulva, órgano no activo en el coito, sino al pene: “pollafolladora”, “pichabrava” o algo así sería el significado del compuesto y en cambio, si fuese properispómeno, el primer elemento no podría referirse al pene, sino a la vulva y la fuerza activa pasaría al verbo, con lo que el significado sería más o menos “follacoños”. La falta de paralelos para el properispómeno (que habría tenido acentuación paroxítona en caso de que la penúltima vocal del compuesto hubiera sido breve, cf. Θηροτροφοζ), y el hecho de que parece lógico que el órgano sexual sea entendido como agente de la actividad en que participa son datos suficientes para concluir que ιππονικοζ es la forma verdadera y que el órgano sexual al que alude –si, como propongo, puede entenderse esa alusión y no (o además de) la referencia al tamaño y la cantidad- es el pene. “Pollafolladora”, “Pichabrava” significaría, pues, ese Hiponico deformado en Hipocino (mejor, Hipobino) con el que Aristófanes intenta criticar a su disoluto hijo: “Calias, el hijo de Pichabrava”.
“De caballos y meneos. Palinodia por Hipocino”
Vol. II, págs. 565-80 de E. Calderón et al. (eds.), Koinòs lógos. Homenaje al Profesor J. García López, Murcia
Luis Miguel Macía Aparicio