martes, 25 de mayo de 2010

HOMBRE Y MUJER

Fuente imagen: Wikipedia
Uno y el Universo
HOMBRE Y MUJER.
Habrá siempre un hombre tal que, aunque su casa se derrumbe, estará preocupado por el Universo. Habrá siempre una mujer tal que, aunque el Universo se derrumbe, estará preocupada por su casa.
Uno y el Universo
Ernesto Sábato

11 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Ar Lor,

Preciosas las frases de Ernesto Sábato que nos ofreces. A mí particularmente me remiten al mundo Griego y más precisamente al Presocrático, cuando los hombres se encargaban de investigar el Universo, mientras las mujeres permanecían en sus casas. Claro, las frases quedan muy bien, pero reflejan una Sociedad en la que la mujer estaba muy marginada, y prácticamente no existía para la vida pública. Sería interesante conocer el contexto en el que Ernesto Sábato escribió la frase, que, según entiendo yo, es discriminatoria en contra de la mujer, como lo era prácticamente toda la Civilización Greco-Latina.

En otro orden de cosas, no encuentro palabras para agradecerte los elogios que haces a lo que yo escribo, a propósito de El Latín Erótico . Simplemente tengo que decirte que intento cumplir con la máxima de Horacio quien, en su Ars Poetica nos aconseja eso que tú dices:

Instruir deleitando y deleitar instruyendo.

Si lo consigo o no lo consigo, yo soy el menos indicado para decirlo. De todas formas también hay que reconocer que tú tienes un sentido del humor y de la ironía que yo admiro. Eso de que hombres y mujeres jugamos en ligas diferentes me ha provocado una sonrisa sincera. Cabría añadir que ellas juegan la Champions y nosotros la UEFA.

Recibe un cordial saludo y un abrazo,

Antonio

Ar Lor dijo...

Amigo Antonio, la frase de Sábato es irónica. El era físico y viene a decirnos que en esos dos conjuntos de hombres y mujeres, siempre habrá un elemento, en cada uno de ellos, que cumple el aserto. Del resto no dice nada. El resto de los hombres podrían preocuparase sólo por el fútbol y el resto de las mujeres, a su vez, por resolver el problema de la escasez de la energía.
Feijoo, cuenta la graciosa anécdota de Tales, el pozo y la criada tracia, que se ríe al verlo caer en él, que viene a cuento de ese hombre preocupado por el Universo:
¡Ah mi amo!¿Cómo quiere Vmd. saber cómo están las cosas en el cielo, no sabiendo cómo está la tierra que tiene inmediata a sus pies?.
Las mujeres están por encima de los hombres, aunque a los hombres les gusta que "estén" debajo.
Un abrazo, amigo Antonio

Mariàngela Vilallonga dijo...

Las ironías esconden grandes verdades, amigos míos!

Ar Lor dijo...

Mariàngela, tienes toda la razón.
Y el que no aprecie la ironía (no es necesario llegar al sarcasmo), se pierde unas cuantas de las obras maestras de la literatura.
Un saludo

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

Este señor esta lleno de gracia.
¿Qué cómo me lo tomo?! pues esto depende de a lo que se refiera don Ernesto, con Casa y Universo, ya que la casa de cada uno bien pudiera ser el cuerpo, y el universo el alma -o viceversa. Creo que fue Platón el que dijo algo así`en su mundo de las ideas´. Partiendo de aquí, puedo afirmar con rotundidad que ambos, tanto el hombre como la mujer, estamos recibiendo el mismo tratamiento en la vida del señor Ernesto.

Ar Lor dijo...

Mª Angélica, desde mi punto de vista, tu interpretación es correcta. La frase tiene su "sal" que si se vierte sobre una "herida abierta", pues hace pupa.

El patio dijo...

Tal vez es errónea mi apreciación, pero discrepo, don Antonio. La casa, en sentido figurado, es el universo de la mujer, en ella está lo que más ama: su hombre, sus hijos, su cama, su techo, su abrigo, su amparo, su calor, lo que le da vida y a lo que ha dado vida. Para una mujer, que el mundo se venga abajo no tiene importancia, mientas lo que considera de valor quede intacto.
Es tan irónico el sentido de Sabáto que todo el mundo suele interpretarlo erroneamente, como una ofensa, cuando en realidad esta frase es un elogio para la mujer. Ella es el pilar de su casa, ella vela por que permanezca, a ella le importa un bledo que se desencadene una guerra en la casa del vecino, que se hunda el puente sobre el río, siempre que lo que ella ama, lo que ha construido permanezca.
Tan sencillo como eso. Es como decir "de qué me sirve el resto del mundo si no te tengo", de qué me sirve el resto del universo si mi casa se convierte en una ruina ante mis ojos.

Ar Lor dijo...

Quizás no haya más que decir que amén a tus palabras El Patio(Salvo el amigo Antonio, por alusiones).
La mujer es el "pilar de su casa" y de tantas y tantas cosas. Yo tuve un profesor que valorizaba el papel de la mujer y de paso nos hacía reir, contaba:
"La mujer se dedica a los pequeños detalles. Se encarga de elegir la casa, el colegio de los hijos, de que estudien, de que coman, de que sean felices. De dónde se irá en las vacaciones de verano. De cuidar a los padres. De que cuadren las finanzas del hogar.El hombre se dedica a los grandes detalles de la vida. Como por ejemplo, quién será el próximo presidente de los Estados Unidos".
Un saludo

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

Es muy cierto que hace pupa.
Sin ninguna duda algunos hombres sabemos estar mejor en nuestro sitito más que otros o solo o no sabemos ni eso.
Y no creo que tenga la culpa el ..sexo.

Gracias por estar ahí Ar Lor

elena clásica dijo...

Querido Ar Lor:

Me parece a mí que esta frase de Sábato nos remite precisamente a ese mundo griego donde el saber, la ciencia, la filosofía proliferaron en la mente de los hombres, de las mujeres ni se hablaba, ellas estaban en sus casas. Y creo que nuestro querido Antonio Martín Ortiz lo dijo con absoluta claridad.
Por otro lado entiendo que el sentido de la frase es bastante irónico: a pesar de los intereses o inclinaciones más afines a cada uno, a todos nos competen determinados desastres, sea el derrumbamiento de la casa o del universo. Siempre habrá una persona tal que esté sumida en sus reflexiones o en su mente sin contemporizar en lo que se refiere a momentos fundamentales de su existencia.

No obstante, no creo yo, que esta cita tenga un sentido necesariamente peyorativo. Sábato es el mago del análisis psicológico de sus personajes -trasunto de la humanidad- de los fantasmas de éstos, de sus dolores, de sus temores... y por supuesto, de sus obsesiones, recordemos a Juan Pablo y a la compleja María de "El túnel".
Así cada uno puede hacer oídos sordos a la explosión del mundo o a la caída de su casa, volcado en su interés particular.

El arquetipo de la mujer asociada al ámbito doméstico y del hombre estudioso del universo, sí creo que proceden de la tradición de rancio abolengo que nos explica nuestro Antonio. Al fin si hay un contexto doméstico y social sobre el que nos hemos asentado es el que hemos heredado de la civilización greco-latina.

Fantástico Sábato, por cierto. Me apasiona el mundo interior de sus personajes, es profundo, intenso, intensísimo. A veces una verdadera bajada a los Infiernos.

Besazos.

Ar Lor dijo...

La frase de Sábato, es una frase polisémica. Y tal y como dices Elena "el sentido de la frase es bastante irónico",
yo también lo creo así. Aunque verlo quizás no está del todo en la misma frase, sino en nosotros mismos.
Realmente cuando piensas en la frase, te preguntas, ¿no es más terrible que tu casa se derrumbe y tu estés preocupado por el Universo (que sigue en pie)? o que, ¿qué todo se derrumbe y tu estés preocupado por tu casa?
Un beso Elena