jueves, 10 de marzo de 2011

Meditaciones

Marco Aurelio. Ilustración de Charlotte Mary Yonge.

LIBRO XII

13. Cuán ridículo y extraño es el hombre que se admira de cualquier cosa que acontece en la vida.

15. La luz de una lámpara, hasta extinguirse, brilla y no pierde su fulgor. ¿Se extinguirán con anterioridad la verdad que en ti reside, la justicia y la prudencia?

17. Si no conviene, no lo hagas; si no es cierto, no lo digas; provenga de ti este impulso.

Traducción de Ramón Bach Pellicer

Meditaciones
Marco Aurelio