viernes, 29 de julio de 2011

Escribir

Martin McKenna. Diablo

El lápiz perfectamente afilado; el papel, persuasivo; la silla, fantástica; y una buena luz, y nada que escribir.

Diario de un novelista
John Seinbeck