martes, 25 de octubre de 2011

Poética

Paul Landacre. Sultry Day. Día bochornoso.

La poesía es asombrosa: hace viajes irremediables, se obsesiona con los pájaros, los nombres de las calles, el amor asediado, las chicas ahogadas en el agua y la muerte; desnuda a la soledad, la geografía y la infancia dorada (su alma fluye hacia Tesalia). A menudo se mete en atolladeros de amor, pervierte a los inofensivos triángulos y conos; se ríe de un judío de patillas encanecidas, de un niño pálido de taberna, planta su tienda en Sirkeci, va con los apestados; exilio (aquel destierro)
cambia de dirección;
habla con una luciérnaga huérfana, se pasa por yogurterías, confiterías, ropavejeros, dirige bandas de música en los pueblos, pasa rozando el rostro de la amada (está pasando por Izmir); en las tabernas cerradas de la historia junto con los vendedores de atún de Aix, pone notas al pie de los mapas submarinos (los mapas submarinos son los callejones sin salida de la historia); (e)
¡hinca su garfio en la culpa!

Algunos poetas son poetas nocturnos.
Se leen de noche.

Traducido del turco por Mukadder Yaicioglu y Clara Janés

Río hermoso. Poética
Ilhan Berk

2 comentarios:

Baal dijo...

Suave como pluma a trasluz en densa atmosfera portuaria. Gracias.

Higinio dijo...

Gracias Baal por tu amable y lírico comentario.

Un fuerte abrazo.