sábado, 3 de diciembre de 2011

De un viaje vuelvo al mismo punto

Pablo Neruda recogiendo caracolas en Varadero, Cuba (1942). Foto: Mario Carreño.

De un viaje vuelvo al mismo punto,
por qué?
Por qué no vuelvo donde antes viví,
calles, países, continentes, islas,
donde tuve y estuve?
Por qué será este sitio la frontera
que me eligió, qué tiene este recinto
sino un látigo de aire vertical
sobre mi rostro, y unas flores negras
que el largo invierno muerde y despedaza?
Ay, que me señalan: éste es
el perezoso, el señor oxidado,
de aquí no se movió,
de este duro recinto:
se fue quedando inmóvil
hasta que ya se endurecieron sus ojos
y le creció una yedra en la mirada.

El mar y las campanas (1973)
Pablo Neruda