martes, 21 de febrero de 2012

Guillermo Tell

André Thévet. Guillermo Tell (Vidas y Retratos de Hombres Ilustres, París, 1584)

Federico Schiller (1759-1805), alemán, autor romántico de primera fila, junto con el genial Goethe, es el autor de este drama donde se escenifica la historia auténtica del héroe suizo Guillermo Tell.

Los suizos gimen bajo la dominación austríaca. El gobernador Gessler es su déspota. Guillermo Tell, un valiente cazador, se dedica a salvar las vidas de sus compatriotas perseguidos por la tiranía.
Los oprimidos se reúnen para tramar una conjuración que derroque aquel estado de terror y despotismo. Los tres cantones o provincias se unen en la rebelión.
Un nuevo acto de terror de Gessler tiene lugar: hace poner un sombrero en una pica clavada en la plaza. Todo el mundo ha de rendir pleitesía a este símbolo de la tiranía.
Guillermo Tell, que pasa por aquel lugar con su hijo Walter, deja, por inadvertencia, de hacer el saludo exigido. Detenido por el desacato, Gessler le impone como castigo el de mostrar su habilidad de arquero clavando una flecha en una manzana colocada sobre la cabeza del joven Walter. Tell pide perdón, se humilla. Pero en vano: la orden ha de ser cumplida. Guillermo Tell realiza la proeza con éxito; e inútilmente, porque después es reducido a prisión.
Para conducirle a la cárcel, sus guardias han de atravesar un lago. Una tormenta les sorprende en el viaje. Guillermo Tell tiene que tomar el mando de la barca; la conduce a tierra, y huye en la noche.
A partir de entonces no cejará su empeño de vengar las tropelías del tirano. Cierto día sorprende a Gessler en un paso de la montaña. Con una flecha mata al déspota, y Suiza queda librada.

100 Novelas famosas (1960)
Enrique Sordo