martes, 14 de febrero de 2012

La historia el señor Sommer

Patrick Süskind. La historia del señor Sommer.

Decía que, en esta región, a menos de dos kilómetros de nuestra casa, vivía un hombre llamado "señor Sommer". Nadie sabía cuál era su nombre de pila, si Peter o Paul, Heinrich o Franz-Xaver, ni si era doctor Sommer o profesor Sommer, o profesor-doctor Sommer- se le conocía únicamente por el nombre de "señor Sommer". Nadie sabía tampoco si el señor Sommer ejercía un oficio o profesión, si lo tenía siquiera o lo tuvo alguna vez. Sólo se sabía que la señora Sommer sí lo tenía: hacía muñecas.

Nadie sabía de dónde habían venido los Sommer. Un día llegaron- ella, en autobús, y él, a pie - y allí estaban. No tenían hijos ni parientes ni nadie que les visitara.
Pese a que de los Sommer, y del señor Sommer en particular, se ignoraba casi todo, puede decirse que, por aquel entonces, el señor Sommer era la persona más famosa de la región. En un radio de por lo menos sesenta kilómetros alrededor del lago, no había nadie, hombre mujer o niño -ni siquiera perro-, que no conociera al señor Sommer, porque el señor Sommer estaba siempre andando de un lado para otro. Desde por la mañana temprano hasta la noche, el señor Sommer no paraba de andar. No había en todo el año ni un solo día en el que el señor Sommer no saliera a caminar. Ya nevara o granizara, tronara o lloviera a cántaros, abrasara el sol o se acercara un huracán, el señor Sommer estaba de excursión.

¿Y a dónde le llevaban sus caminatas? ¿Cuál era el destino de sus marchas interminables? ¿Por qué y para qué andaba el señor Sommer doce, catorce o dieciséis horas al día? No se sabía.

Traducción del alemán por Ana Mª De La Fuente.

La historia del señor Sommer
Patrick Süskind