miércoles, 28 de noviembre de 2012

Prueba escrita 1

Peter Handke. Foto: Agencia CORDON PRESS.

Un hombre, padre de cuatro hijos menores de edad, cae en la miseria sin responsabilidad alguna por su parte. Educado desde su juventud en la religiosidad, y al no saber a qué otra parte recurrir, se mete en una iglesia y, con la fe en que su plegaria no dejará de ser oída, solicita ayuda. Cuando, acabada ya la plegaria, se levanta, se sacude el polvo de las rodillas de los pantalones y se dispone a salir, se da cuenta de que tras él, sobre la alfombra, hay una suma considerable de dinero. Inmediatamente, sin vacilar, toma el dinero y lo destina a procurarse alimetos y ropa para él y para sus hijos.
Hay quien sostiene que el hombre es culpable del delito de haber ocultado su hallazgo. Para resolver dicho problema, hay que tener en cuenta que la suma encontrada está por encima de la frontera delictiva. Tampoco hay que negligir el hecho de que el delito ha sido cometido en un lugar sagrado. Por otra parte, el hombre ha tenido hasta ahora una conducta irreprochable.

Traducción de Feliu Formosa

Bienvenida al Consejo de Administración (1967)
Peter Handke