viernes, 31 de enero de 2014

Mi retrato

Jean-Jacques Rousseau, retratado por Allan Ramsay (1766).

No me preocupo de ser observado, pero cuando se me observa no estoy molesto porque se haga de forma poco distinguida y preferiría ser olvidado por todo el género humano que mirado como un hombre ordinario.

No me gusta siquiera preguntar la calle a la que tengo que ir, porque dependo en ello de quien va a responderme. Prefiero errar dos horas buscando inútilmente; llevo en mi bolsillo un mapa de París con cuya ayuda y la de unos anteojos termino por encontrarme, llego lleno de barro, molido, a veces demasiado tarde, pero consolado de no deber nada más que a mí mismo.

Traducción de Mauro Armiño

Ensoñaciones de un paseante solitario. Mi retrato.
Jean-Jacques Rousseau