domingo, 12 de julio de 2015

Diario

Jules Reanard. Foto: Wikipedia.

1902
27 de agosto.— ¿Limitado, dice usted? Pero, si miro dentro de mí, soy yo; a mi alrededor está la familia, y, ¡qué estupor!, un poco más lejos, el vecino, la sociedad, los hombres. Un poco más lejos, el horizonte, Dios, y no me he movido.

1904
19 de octubre.— ¡Ah! ¡Qué hermosas cosas escribiría uno si no tuviera gusto! Pero el gusto es toda la literatura francesa.
20 de octubre.— Cada uno tiene su tara escondida que le roe. En mí es la pereza, pero me agrada rascarla.
16 de diciembre.— Sé, al fin lo que distingue al hombre del animal: las preocupaciones de dinero.

1908
12 de marzo.— ¡Escribir, escribir siempre! Pero la naturaleza no produce siempre. Da flores y frutos en la estación correspondiente, luego descansa por lo menos seis meses. Esa es, además, mi medida.
15 de abril.— No conozco más que una verdad: sólo el trabajo produce la felicidad. No estoy seguro más que de esto y lo olvido constantemente.

Traducción de Antonio Dorta

Diario (1887-1910)
Jules Renard