lunes, 4 de abril de 2016

Gaviota muerta

Joseph Kouelka. Gaviota.

Nunca más atravesará
mi hambriento pico
la calma de la niebla.
Nunca más me meceré ansiosa de grasa de foca
en la ola que juega en la luz del sol;
ya no me deleitaré
—en la escarpada escollera
con el hígado del gran bacalao
nunca, oh, nunca.

Pero en la niebla vive mi grito extraviado.
Tú lo has oído, pescador,
y el sonido de una boya ondulante,
el solapado oleaje
te extravió en el mar.
Nunca más chirriarán ansiosos tus escálamos allí fuera.
—Silenciosa es la noche
¡Vive, oh, grito mío solitario!

Traducción de Francisco J. Uriz

Barco fantasma (1929)
Harry Martinson (1904-1978)