jueves, 21 de enero de 2010

Diccionario de los vientos

La Torre de los vientos, Atenas, Grecia. Fotografía de Navin.
ANEMÓFILOS
Adoradores del viento en la Antigua Grecia. En un sentido más amplio, todos los que liberan del pasado al futuro. Los anemófilos siempre prefieren el viento a su ausencia, aunque se trate de la peor de las tempestades. Los anemófilos dan la bienvenida a todos los cambios, incluso si se trata de cambios a mejor. Semejante optimismo se basa en un muy elevado grado de seguridad en que el tiempo es infinito y en el que el Relojero es todopoderoso.

ANEMOFOBIA
Miedo al viento.
La paradoja radica en que aunque los cronistas aborrecen, por lo general, el viento, especialmente si es fuerte o loco, y padecen anemofobia, los anemófilos no sienten una aversión similar hacia Kronos puesto que a la mayoría de ellos, sencillamente, no les interesa ni la historia ni la mitología antiguas.

ANEMÓFOBO EL GRANDE
(Hacia 95-31 a. C., Atenas).
Uno de los sacerdotes de la Torre de los vientos, que después rompería con los anemófilos y la anemofilia. Su auténtico nombre es Ksantor. No se sabe nada sobre su infancia ni su juventud.
A la edad de 29 años fue aceptado para servir en la Torre de los vientos en el cargo de Aprendiz de observador en la veleta. Hizo una carrera brillante y pronto se convirtió en el tercero en importancia de la Torre, en el puesto de Responsable del reloj de sol.

CRONISTAS
(De Kronos, una de las divinidades del panteón griego, y del griego Kronos, tiempo). Al principio, cronoherederos, miembros de la cofradía de Kronos. En sentido amplio, todos aquellos que liberan al pasado del futuro. Los cronistas prefieren la ausencia de cambios a los cambios ("Buenas noticias: no hay novedades") y la calma chicha al viento. El verdadero cronista permanece encerrado a cal y canto en la habitación más sofocante y nunca enciende el ventilador.

VIENTO
"Movimiento del aire generalmente horizontal", según la definición de los cronistas y "ausencia de calma chicha", según la definición de los anemófilos. Los vientos se dividen según su procedencia artificial (por ejemplo, el que se produce con ayuda de un ventilador).

Diccionario de los vientos
Iveta Guerasimchuk