domingo, 13 de junio de 2010

El acto de escribir

Andrei Cherkasov. Muchacha escribiendo.

19 de septiembre de 1951
A Hamish Hamilton
Un escritor que odie el acto de escribir es algo tan imposible como un abogado que odie el derecho o un médico que odie la medicina. Construir un argumento puede resultar aburridísimo, aunque se te dé bien. En el mejor de los casos, se trata de algo que hay que hacer antes de empezar la verdadera tarea. Pero un escritor al que no le guste el acto de escribir, que no obtenga placer de la creación de magia a base de palabras, para mí simplemente no es un escritor.
Para lo que vives es para escribir. Lo demás es algo que tienes que pasar antes de entrar en materia. ¿Cómo puedes odiar el acto de escribir? ¿Qué tiene para que lo odies? Igual podrías decir que te gusta cortar leña o limpiar la casa, pero que detestas la luz del sol o la brisa nocturna o el ondular de las flores o el rocío sobre la hierba y el canto de los pájaros. ¿Cómo puedes odiar la magia que convierte un párrafo o una frase o una línea de diálogo o una descripción en algo equivalente a una nueva creación?

Chandler por sí mismo
Raymond Chandler

9 comentarios:

Ar Lor dijo...

«Para lo que vives es para escribir», después de haber hecho todo lo que tienes que hacer para vivir.

Ar Lor dijo...

También es verdad que es más fácil escribir sin ropa, que desnudarse al escribir.

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

Ahora que nadie nos escucha,-y que cuando terminen de leerlo, algunos lo harán menos aún- le confieso que a mí no me gusta el fútbol ni tampoco los endiosados futbolistas son de mi clase, y que me quedé extasiada leyendo Ariel. Aún estoy engullida en su lectura e endiosada mientras tanto.
¿Me ha de importar como fue en vida este señor? ¡José E. Rodó? ralla la perfección en demasía. Qué envirotadas sus palabras, te deja prendida acariciándo su frente, de ese mismo cielo que Ariel envuelve.

Y cuando acabe de leerlo, algo tramaré en el redaño secreto de mi joven ser,-aunque no tanto como para seguir dándole puntapiés a un balón- es santo entretenimiento que hay que profesar más aún que aquello que hace parecer hasta tontos a los futbolistas, pero no al que es devoto.

Higinio dijo...

Tienes razón MªAngélica.Es preferible leer "Ariel" de Rodó que ver fútbol o balompié.

Un fuerte abrazo amiga MªAngélica.

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

Un besito para Ar Lor, otro enorme abrazo para ti, un beso y un abrazo para Gavil.y Ulises.
Creo que me enamoré de vuestro blog, sois magníficos.

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

Más bien creo que me quedé corta.
Conocer vuestro blog ha sido un sueño nunca soñado.

Ar Lor dijo...

Muchas gracias Mª Angílica, por tus palabras, que viniendo de ti, un ser sensible y singular, tienen un valor especial.
Un beso

Mª Angélica de Diego Dawson dijo...

..pues que sean dos besitos singulares querido ArLor .. C:

María Susana dijo...

PERFECTO!! PALABRAS JUSTAS PARA ALGO QUE SOSTENGO SIMPRE. MIS FELICITACIONES!