sábado, 11 de diciembre de 2010

Manual del distraído

Alejandro Rossi. Manual del distraído.

SORPRESAS

Tuve una novia extraña. Me confesó que era criptojudía y yo pensé -en mi ignorancia cristiana- que era una secta erótica. Durante meses esperé la invitación.

Envidio a quienes afirman que una voz interior los invade y les dicta, casi a contrapelo, los versos inmortales y los magníficos epítetos. Aunque he estado atento al menor murmullo, creo no deberle a esa intrusa ni siquiera un substantivo.

El bosque era enorme. Unos pinos altísimos y grises. De lejos vi a la niña que perseguía un lobo aterrado. Lo juro.

Manual del distraído
Alejandro Rossi