martes, 21 de diciembre de 2010

Tocar los libros

Jesús Marchamalo. Tocar los libros.

Hay quien dice que las bibliotecas definen a sus dueños, y estoy seguro de que es cierto. Marguerite Yourcenar dijo en una ocasión que reconstruir la biblioteca de una persona es una de las formas más idóneas de informarnos de cómo es. Por supuesto que los libros hablan de nosotros. De nuestras pasiones e intereses. Los libros delimitan nuestro mundo, señalan las fronteras difusas, intangibles, del territorio que habitamos.
Hablan no sólo de los lectores que somos y de los que fuimos en su momento, sino que hablan de los lectores que quisimos ser, y en los que finalmente no nos convertimos.
Se compran libros de manera caprichosa, contradictoria, dispar. Hay temas que provocan vivo interés en determinadas épocas de nuestra vida, y que se abandonan después, igual que se abandonan las certezas. Como en los estratos geológicos de un yacimiento arqueológico, los libros permiten ir desenterrando los restos de todos los naufragios.

Tocar los libros
Jesús Marchamalo

2 comentarios:

SUREANDO dijo...

Oh....me identifica plenamente.
"Los libros delimitan nuestro mundo, señalan las fronteras difusas, intangibles, del territorio que habitamos."
Hay días en que contemplo mi biblioteca y es como repasar mi vida.

GRACIAS

Higinio dijo...

Borges nos dice sobre el libro lo siguiente:"En todo Oriente existe aún el concepto de que un libro no debe revelar las cosas; un libro debe, simplemente, ayudarnos a descubrirlas".

Y como bien indicas, amiga Beatriz, yo también siento al contemplar mi biblioteca que "repaso mi vida".

Un fuerte abrazo, amiga Beatriz