lunes, 11 de enero de 2021

Santa simplicidad

Josef Mathauser. Juan Huss encarcelado.

Exclamación proferida supuestamente por el heresiarca checo Juan Huss (1369-1415) poco antes de morir quemado vivo en una hoguera alzada en la ciudad suiza de Constanza al ver que una campesina, imbuida del fervor fanático, arrojaba leña a la pira sobre la que era inmolado este teólogo, condenado por hereje. La frase se suele utilizar con compasión dirigida hacia los pobres de espíritu que siguen ciegamente doctrinas o predicaciones que están muy lejos de comprender.

Del hecho al dicho (1995)
Gregorio Doval

1 comentario:

Francesc Cornadó dijo...

Desgraciadamente hay muchos que siguen a ciegas las consignas más o menos interesadas de algún apañamundos y, fanatizados, están dispuestos a echar leña al fuego y quemarlo todo.
Saludos
Francesc Cornadó