martes, 15 de junio de 2010

Bastará con puntuar debidamente algún concepto...

Fuente de la imagen: serifofnottingham
Perdón imposible
2
¡Maravillosa coma!
Este signo suele también usarse para ejemplificar las consecuencias que puede acarrear aun el menor de los cambios (ya hemos visto en el Prólogo el caso atribuido a Carlos V). En las letras españolas hay un ejemplo famoso al final de Los intereses creados de Jacinto Benavente:
CRISPÍN.— Y ahora, doctor, ese proceso, ¿habrá tierra bastante en la tierra para echarle encima?
DOCTOR.— Mi previsión se anticipa a todo. Bastará con puntuar debidamente algún concepto... Ved aquí: donde dice... «Y resultando que si no declaró...» Basta una coma y dice: «Y resultando que sí, no declaró...» Y aquí: «Y resultando que no, debe condenársele...», fuera la coma y dice: «Y resultando que no debe condenársele...»
CRISPÍN.— ¡Oh, admirable coma! ¡Maravillosa coma! ¡Genio de la Justicia! ¡Oráculo de la Ley! ¡Monstruo de la Jurisprudencia!
Perdón, imposible 
Guía para una puntuación más rica y consciente
José Antonio Millán

2 comentarios:

El patio dijo...

Una clase magistral de de don Jacinto Benavente, aunque en el primer concepto, además de ayudarse de la coma, se ayude también de una tilde para convertir el si condicional en el sí afirmativo, sin tilde no tendría sentido.
Había por ahí un correo al respecto, con estas frases según la coma:
Si el hombre supiese el valor que tiene la mujer, se pondría de rodillas.
Si el hombre supiese el valor que tiene, la mujer se pondría de rodillas.

Abrazos.

Ar Lor dijo...

Es curiosísima la propiedad que tiene la coma, pues moviéndola un poco a la derecha o a la izquierda, varía completamente el significado de lo que se dice.
Y en las relaciones hombre/mujer, dónde se coloque la coma está claro que es fundamental, para que ambos lean la misma frase.
Y sobre la frase comentada, tienes razón, don Jacinto, no dice nada de la tilde y sin ella, el sentido no cambia de forma radical.
Un saludo