sábado, 19 de junio de 2010

De geografía

Francisco Brines. Fotografía de Jesús Císcar.

Un muro rosa, y un geranio mece,
bajo el azul, su roja flor sedienta,
y trepa una morada buganvilia.
Un vuelo abierto de palomas blancas
llevan la luz del aire a las palmeras.
Si estoy en Marrakech, me sueño en Elca.
Si en Denia estoy, me alejo hasta Essauira.

El otoño de las rosas
Francisco Brines

2 comentarios:

SUREANDO dijo...

Parece que estoy viendo ese muro, el geranio y la buganvilia que trepa..., me encanta la poesía de Francisco Brines, también anda su poesía por mi blog.

Saramago y ahora Monsivais: ¡qué tristeza!

Higinio dijo...

Tienes razón, amiga Sureando,es triste la pérdida de dos excelentes pensadores y escritores como Monsivais y Saramago.Nos queda su obra.
Nos lo dice Hipócrates con su aforismo:
"Ars longa, vita brevis"

He enlazado este poema de Brines al que has puesto en tu maravilloso blog.

Un abrazo, amiga Beatriz.