domingo, 22 de agosto de 2010

Escribir

John Cheever en 1979, en su casa de Ossining, N.Y. Foto de Paul Hosefros.

Escribir sobre las cosas más cercanas a nuestro dolor, a nuestra felicidad. Escribir sobre los necios sufrimientos de la angustia, la renovación de nuestras fuerzas cuando aquéllos pasan, escribir sobre la penosa búsqueda del yo, amenazado por un extraño en correos, un rostro apenas entrevisto en la ventanilla de un tren, escribir sobre los continentes y las poblaciones de nuestros sueños, sobre el amor y la muerte, el bien y el mal, el fin del mundo.

Diarios
John Cheever