miércoles, 10 de octubre de 2012

Sumchi

Frank Hackeschmidt. Cordillera del Himalaya, región del Tíbet (2003).

Desde que estuve en tercero o cuarto, mi imaginación se vio catapultada por las montañas del Himalaya, esa sublime cordillera del corazón de Asia. "Allí -leí una vez en la enciclopedia-, allí, entre ellas, descuella la montaña más alta de la tierra, cuya cumbre no ha sido todavía hollada por el hombre". Y también allí, por entre aquellas remotas montañas, yerra esa misteriosa criatura, el Abominable Hombre de las Nieves, saqueando barrancos y quebradas desamparados y desiertos. La precisión de las palabras me llenó de temor y encanto: cordilleras, errar, barrancos, remotas, sublimes, inmaculadas, eternas nieves y lejanos picachos.
Y, sobre todas ellas, aquella palabra maravillosa: Himalaya. En las frías noches del invierno, acurrucado bajo el calor de mi manta, la repetía una y otra y otra vez, con la más profunda, la más reverberante voz que era capaz de extraer del fondo de mis pulmones. Hi-ma-la-ya.

Traducción de Miguel Martínez-Lage

Sumchi
Amos Oz